sábado, 3 de noviembre de 2012

FIN (Jorge Torregrossa, 2012)


Con una prometedora secuencia que transcurre en el metro, arranca la película de Torregrossa y también el festival de cine. La escena, colocada justo antes del título, resume toda la trama del largometraje elegido para la gala inaugural. Buen comienzo, el ideal para cualquier filme. Lástima que la cinta se quede en sólo eso, en un buen arranque.























La televisión y el cine, o el cine y la televisión. Enemigos desde el nacimiento de la “caja tonta”, ahora parece que van de la mano. Las series de la pequeña pantalla cada vez son más ambiciosas en la puesta en escena y cada vez cuentan con mejores libretos y actores de primer nivel dirigidos por realizadores de cine. En las salas de proyecciones está ocurriendo todo lo contrario: es habitual el abuso de los escaqueantes primeros planos sin ningún efecto dramático, de los actores surgidos de series juveniles y de los guiones donde el punto de vista cambia de uno a otro personaje como un saltamontes y donde los diálogos exceden el melodrama para, finalmente, provocar la risa de la audiencia.

El mundo al revés en esta lucha de medios. A Fin, el debut cinematográfico de Torregrossa, se le puede aplicar todo lo dicho en el párrafo anterior. El director curtido en series de televisión —ya estamos— adapta la novela de David Monteagudo para presentar un filme apocalíptico que comienza con una reunión de viejos amigos que no se veían desde veinte años atrás. Como Reencuentro (The Big Chill de Lawrence Kasdan, 1983) o Los Amigos de Peter (Peter’s Friends de Kenneth Branagh, 1992), la cinta plantea distintas relaciones entre los personajes, triangulando más que la selección española de fútbol, y aburriendo al personal.


Del melodrama costumbrista, Fin pasa al thriller convencional cuando descubrimos que hay un oscuro asunto del pasado sin resolver. En ese momento, nos acordamos de aquella película de terror española, El arte de morir (Álvaro Fernández Armero, 2000), con un planteamiento sospechosamente parecido, que finalmente no resultó tan mala. Quién sabe, a lo mejor le ocurre lo mismo a la cinta de Torregrossa.

Cuando parece que asistiremos a una especie de Sé lo que hicisteis el último verano, pero a la española, la película vuelve a dar un giro de ciento ochenta grados para meterse de lleno en Lost. El público comienza a ver animales que no tenían por qué estar allí, planos calcados de aviones caídos, el deambular de un grupo, la irrupción espontánea de un líder y su antagonista…, es decir, Torregrossa se convierte en J.J. Abrams con algún guiño a Hitchcock (Los pájaros).

Para terminar de rematar este refrito, y exceptuando el buen trabajo al que Blanca Romero nos tiene acostumbrados, el resto del elenco deambula inseguro a lo largo del metraje dando vida a unos personajes a los que el director asigna nombres con evidente intención metafórica —Ángel y, sobre todo, Eva— que tampoco ayudan a levantar una película que se hundió enseguida, justo después del título.


Ver Ficha de Fin.


28 comentarios:

  1. La película tiene muchos aciertos. Toda la primera parte es de lo mejor que nos dejará este año el cine español. La segunda parte flojea mas, pero nunca para bajar de un bien alto, y nunca deja de sugerir metáforas con la realidad como el gran Bradbury. Muy disfrutable!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bienvenido al blog, Antonio, estamos de acuerdo en que a medida que avanza, la película es cada vez peor. Aunque parece que a ti te ha gustado más.
      Un saludo.

      Eliminar
  2. La verdad, Ethan, que me llama mucho la atención esta historia. A ver, lo digo porque el autor de la novela es un tipo increíble, David Monteagudo. Y supe de su existencia por un reportaje que le dedicaron en “Informe Semanal”. Un historia, la suya, muy hermosa. Como el azar (la editorial Acantilado) se cruzó en su camino. Un tipo sencillo y tranquilo. La peli después de leer tu reseña; me parece que va a ser que no. Estoy sobreexplotado de “Perdidos”. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La historia es un poco oportunista, con esto del fin del mundo, de los Mayas y tal, y podía haber estado resuelta mejor. La novela no la he leído así que no puedo opinar mucho.
      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Hombre, la adaptación de la novela que tengo en la mesa ahora mismo, je, je. Me gustó mucho una novela de David Monteagudo llamada "Brañaganda". ¿Qué será mejor? ¿Primero la novela o la película? Por cierto, colmo de casualidades, también tengo encima de la mesa (verídico todo lo que afirmo) otra película titulada "Fin", del director Luis Sampieri (creo que es argentino). Mucho fin, últimamente. ¿Justificará los medios?
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para mí, siempre primero leer la novela y después ver la película, en esta ocasión ha sido al revés por las circunstancias festivaleras.
      Saludos.

      Eliminar
  4. La quiero ver esta semana. A ver qué tal... No paran de decirme que es irregular, pero la verdad es que atrae bastante... Ya contaré.

    ResponderEliminar
  5. Al margen de mi opinión, recuerdo que, cuando leí el libro de Monteagudo, pensé: -un hombre con suerte. Por el mero hecho de recordarme pasajes de otros leídos, antaño.

    El film, si antes tenía claro que no lo vería, con tus apreciaciones –que agradezco- lo tengo trasparente.

    Con lo referente al cine-TV, amigo, estás en lo cierto: el mundo, está del revés. Las series de la caja tonta mejoran a la par que el celuloide se consume. Saludos, Ann@

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo cual es un poco extraño, ¿por qué no hacen en el cine lo que están consiguiendo con algunas series en televisión?
      Saludos

      Eliminar
  6. Puf! Me has quitado las pocas ganas que tení ade verla!
    Saludos.

    ResponderEliminar
  7. Si es que una película que comience con las letras "FIN" no puede augurar nada bueno... Un abrazo Ethan

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja, eso parece, Marcos, a quién se le ocurre...

      Eliminar
  8. Me apetecía leer algo de David Monteagudo. Ahora su libro FIN está muy solicitado en la biblioteca. Toca esperar o empezar por otro.

    La peli, no sé; ya me lo pensaré.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ojo, que puede que el libro esté bien, ya nos contarás cuando te llegue el turno.

      Eliminar
  9. JAJAJA tu si qué empiezas mal! Qué no dices de que festival se trata!
    Siempre desecho las críticas llenas de superlativos como estas demoledoras.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bienvenido al blog, Zárate. Si echas un vistazo al blog, uno rápido que no hace falta más, creo que adivinarás de qué festival se trata. Si a pesar de ello, aún persisten tus dudas, yo te lo aclaro, no te preocupes.
      Saludos.

      Eliminar
  10. En fin, pasaré del fin. Ethan, lo que sí me divierte, y mucho, es leerte cuando algo no te ha convencido. La ironía tiñe la crítica y convierte un texto sobre algo soporífero en un animal vivo y divertido.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando una película que, en teoría es un dramón o una tragedia, arranca las risas del público, mal asunto.
      Saludos.

      Eliminar
  11. Pinta de refrito sí que tiene, la verdad. De los carteles que comienzan rezando aquello de "De los productores de..." ya me pongo en guardia, je!. Bueno, gracias por el "Aviso", que al precio que está la entrada no es como para jugársela...

    Un saludo ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, tiene un tufillo a promoción yanqui. Yo no gastaría ni un euro en ella.
      Saludos.

      Eliminar
  12. No es que me llamara mucho pero después de leerte, menos.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Haces bien Manderly, quizás sea una buena decisión dejarla para un pase televisivo, para devolverle a la caja tonta lo que es suyo.
      Saludos.

      Eliminar
  13. Respuestas
    1. Pues no sé, pero están a punto de estrenarla en las salas comerciales.

      Eliminar
  14. Acabo de verla. Me ha gustado. El final me ha emocionado. Contrariamente a lo que dices en tu crítica, hecho mucho en falta más triangulaciones entre los personajes. Reconozco que hay un par de escenas que chirrian pero en conjunto para mi la peli española del año. La dirección de actores tambien memorable.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí, la verdad, no me emocionó nada el final. Me dejó indiferente, más bien, igual que al festival que no le dio ni un premio menor. Nada.

      Eliminar
  15. La FIN buena es la low cost de Luis Sampieri, una joyita!!!!

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...