martes, 24 de febrero de 2015

CINE FÓRUM: ACOSADOS (The Chase de Arthur Ripley, 1946)

Que el cine negro es nuestro género más querido, creo que es de sobra conocido por los asiduos al blog; también lo es que usemos secuencias de películas del ciclo norteamericano, como la que traemos hoy, para nuestra sección más analítica (esta es la tercera vez que colgamos en la red un fragmento de un largometraje negro con dicha intención, las otras se pueden ver aquí y aquí).



The Chase es una cinta tan atractiva como poco conocida, de un director prácticamente ignorado. Fue realizada por Arthur Ripley, un cineasta que antes de pasar a la dirección había trabajado con Frank Capra, cuando ambos eran guionistas en beneficio de Harry Langdon. De sus largometrajes, la mayoría olvidados, destaca el que nos atañe, su mejor obra con diferencia, toda una joya del noir.

El propio Ripley y Philip Yordan llevaron a la gran pantalla la novela de William Irish, "The Black Path of Fear", uno de los muchos textos del escritor que fueron adaptados al cine. Irish resultó ser una fuente inagotable de ideas, de tramas oscuras con tintes psicológicos muy utilizadas en el ciclo negro. Sus historias eran ideales para el clima de posguerra, para el sentimiento de culpa de todo un país por la inauguración de la era atómica y para el regreso de los excombatientes cuyo destino era el paro y la marginación.

En Acosados, Chuck (Robert Cummings) es un veterano de la marina que consigue un trabajo de casualidad como chófer para el gánster Eddie Roman (Steve Cochran) y para su mujer, Lorna (Michele Morgan). Chuck pronto se dará cuenta de que Lorna vive una pesadilla y se prestará a ayudarla para que escape de su encierro y de su marido. Con el tema de la huida como eje central de la trama, la historia se adorna de un ambiente onírico donde el espectador no sabrá distinguir la realidad de los sueños. Los traumas de Chuck producidos en la guerra, y la amenaza latente del violento Eddie, serán los culpables de una atmósfera por momentos surrealista que encaja perfectamente con el noir más estilizado.

El filme se beneficia del universo ambiguo, casi fantástico, de Irish para presentar unos personajes que deambulan entre tugurios de La Habana y se aman con la desesperación del que se sabe perseguido sin posibilidad de escape. El ambiente de pesadilla que viven los protagonistas es el ideal para que Franz Planer (director de fotografía virtuoso, educado en el cine germano y colaborador, entre otros, de Murnau) experimente con las luces y las sombras; y para que Ripley consiga una bellísima película negra.

The Chase no sólo destaca por la forma, también es una cinta donde brillan de manera especial los actores, seguramente gracias a unos personajes muy bien dibujados: Robert Cummings es el intérprete ideal para dar vida a Chuck, un tipo inseguro, un enfermo mental que se debate entre la realidad y la fantasía. Un héroe frágil al que Hitchcock supo utilizar en varias de sus películas. Michele Morgan, por su parte, es nada menos que la gran dama del Realismo Poético francés —con Michele en escena, da la impresión de que vamos a ver a Jean Gabin asomarse por alguna esquina—, un movimiento que anticipa el ciclo norteamericano.


Si la pareja protagonista es de altura, los villanos son simplemente los ideales del género: Steve Cochran, un característico muy típico del noir, y Peter Lorre, también de sobra conocido, tan cínico e inquietante como siempre, recuerda lo que el cine negro le debe al expresionismo alemán.

Para terminar, sólo un detalle: lo curioso que es el automóvil que conduce Chuck. Una limusina cuyos pedales se pueden manejar por control remoto desde los asientos de atrás. Algo que habitualmente hace Eddie para poner a prueba al chófer de turno. Una metáfora que resume toda la película —el control del gánster sobre todo y sobre todos— y que será la causa del excelente final.


Sin más preámbulos vayamos a la secuencia elegida que no es otra que la del arranque de la película. Dura unos cinco minutos, el tiempo que tarda el director en presentar a los personajes:



La secuencia se divide en tres escenas, la presentación de Chuck, la de Gino y la de Eddie. Apenas hay diálogo como corresponde a un buen cineasta que es capaz de elegir las imágenes y las transiciones para que el espectador extraiga rápidas conclusiones sin necesidad de explicar nada con palabras.

La primera parte comienza, justo después de los créditos, con un plano detalle de un cocinero preparando unas hamburguesas, la cámara se aleja en un movimiento muy elegante para que podamos ver a Robert Cummings, hambriento, mirando desde la calle. Su aspecto, sin afeitar, con un traje ajado, el cuello de la camisa arrugado, nos dice que está sin blanca. Lo primero que hace es tomarse una pastilla, lo que indica que tampoco se encuentra bien de salud. Dentro de la primera escena (muy bien estructurada como un todo: con este inicio, un desarrollo dentro del restaurante y un desenlace final cuando Chuck va a pagar y ve la tarjeta de visita) hay un punto de giro que es el encuentro con una cartera repleta de dinero. De la cartera, el director pasa a los platos ya sucios después de una suculenta comida; perfecta transición con elipsis incluida. Igual que el encadenado entre el plano detalle de la tarjeta de visita y el número de la puerta del edificio donde vive Eddie.

La segunda parte comienza en la entrada de la mansión del gánster. Arthur Ripley eleva poco a poco la grúa para ver en picado a Chuck que se empequeñece ante la vivienda. Un plano que da sensación de inquietud, igual que los ojos a través de la mirilla de la puerta, como si se tratase de una película de terror. Aunque estamos a pleno día, las sombras de los árboles también aportan su granito de desasosiego. Pero donde se luce realmente el director de fotografía es dentro del chalé, con las sombras de las persianas distorsionando el plano. En esta segunda escena destaca la aparición en plano general de Peter Lorre. El realizador se vale de la intertextualidad, de lo conocido que es el actor por el público, para presentar a su personaje de siempre encendiendo un cigarrillo, en este caso al cínico, poco escrupuloso y amenazante Gino. El escueto diálogo entre Chuck, que titubea ante las preguntas del sicario, y Gino, lo resuelve el director con plano contra-plano; un combate ganado a los puntos por Peter Lorre.

La tercera parte, se desarrolla en el piso superior de la mansión donde Eddie se acaba de afeitar y le están haciendo la manicura. La escena no tiene desperdicio. Eddie es cortante con la peculiar barbero a la que intimida con sus reflexiones y con una mirada desafiante que no presagia nada bueno. Cuando la manicura le hace daño, la reacción de Eddie es tan violenta como esperábamos, y como esperaba la peluquera. La secuencia finaliza con las dos mujeres bajando una escalera enmarcada por dos esculturas cuyas sombras se proyectan en la pared; mientras, Chuck espera su turno para entrevistarse con Eddie. La presentación de los personajes ya está servida, ahora comienza la trama.

Ver Ficha de Acosados.


12 comentarios:

  1. Es cierto, el cine negro tiene algo que atrae como un imán.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El cine negro es mi debilidad, colecciono las cintas del género y las veo una y otra vez. De vez en cuando descubro una nueva y es todo un acontecimiento, como ha pasado en esta ocasión.

      Eliminar
  2. Y seguro que en cada visionado encuentras algo más, por eso aprendemos cuando te leemos. A mí también me gusta repetir pelis, libros, es un goce.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando ya has visto una película, te sueles fijar en otras cosas que en el primer visionado la propia trama no te deja. En Acosados hay cientos de elementos interesantes que descubrir. Es una cinta que con la gente que interviene en ella es casi un resumen de todo el cine negro, incluído sus antecedentes como el expresionismo y el realismo poético.

      Eliminar
  3. Lamento no conocer esta cinta. Y lo digo tras ver ese clip que nos suministras cuyas imágenes resultan tan prometedoras de un buen "noir". Es más, de este director solo conozco la insatisfactoria "THUNDER ROAD" (la vi hace unos seis años a raíz de su edición en dvd) protagonizada y casi dirigida por Robert Mitchum, un proyecto del actor llevado a cabo de manera inexperta y a trompicones en lo que parece fue un caótico rodaje sujeto a los vaivenes y desórdenes de una producción que no lo tenía claro en ningún apartado.
    Ahora me sales con este casi oculto film negro en principio tan atractivo y tendré que replantearme ampliar mis conocimientos sobre la obra de Arthur Ripley al que, como digo, no había prestado atención.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No conozco la peli de Mitchum, pero he oído hablar de ella y no muy bien. La verdad es que Ripley no tuvo mucho éxito como director (luego se dedicó a la producción) y creo que "Acosados" es de lo más destacable de su filmografía. Una de las mejores adaptaciones de la obra de Irish cuando refleja muy bien el tono onírico y hasta surrealista que Irish daba a sus novelas, y mira que hay películas: El Hombre Leopardo, La dama desconocida, Angel Negro, Mil ojos tiene la noche, Mentira latente, La ventana, La sirena del Mississippi... y, sobre todo, delante de todas: La ventana indiscreta.

      Eliminar
  4. No conozco esta película pero sin duda debe tener interés: las cejas de Steve Cochran y los ojos de Peter Lorre. Magnífico el análisis que realizas del corte de la película, como de costumbre. Lo curioso es que después de ver esas escenas, ya no estoy tan seguro de no haber visto la película. Una de dos, o estoy empezando a perder memoria o los géneros, en concreto el negro clásico, repiten situaciones y personajes (el tipo hambriento que encuentra una cartera, la mansión misteriosa, el tipo duro que no aguanta ni una) en las diversas películas que los componen. Y luego resulta que está todo inventado.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Steve Cochran fue un secundario malo malísimo, pero era un actor como la copa de un pino, la prueba está en esa excelente película "El Grito" que ya comentamos por aquí, donde era el protagonista de un drama de Antonioni.
      Lo de Peter Lorre es otra cosa, un actor que crea un personaje y lo lleva de la mano por todas las películas donde actúa. Algo que pocas veces se ha visto en el cine. Extraordinario.
      Lo de los lugares comunes en el cine negro es muy normal. El género tiene sus clichés y se repiten. En esta cinta, lo original viene de presentar un ambiente de pesadilla, en especial la parte que se desarrolla en La Habana, aunque ya se adivina en este arranque con esas sombras dentro de la mansión. Las estatuas desproporcionadas, de un tamaño fuera de lo normal, en la escalera van en ese sentido.
      Saludos.

      Eliminar
  5. Desconocía por completo esa película, ni siquiera he encontrado referencias en el completísimo "Diccionario del cine negro" de Javier Coma. Y además con Peter Lorre de villano... he de conseguir una copia como sea.
    Saludos! Borgo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sin embargo, en otra obra señera -para mí, de cabecera-, "El Cine Negro" de Noël Simsolo, el autor señala, comenta y destaca la película en una reseña que hace de la cinta dentro del apartado que le dedica a las adaptaciones de William Irish.

      Simsolo dice: "The Chase expulsa todas las referencias realistas y presenta incluso un sueño como eco narrativo de otro. [...] una larguísima pesadilla desvía la película hacia el drama exótico."

      Saludos.

      Eliminar
  6. Me quedo con tu interesantisima presentación de la pelicula (que no conocia)y cómo la diseccionas.; el género noir tambien es uno de mis favoritos con sus tics y sus lugares comunes que para eso ES un género.
    Se nos abre el apetito como a Robert Cummings, Peter Lorre..¡qué magnifico actor, ideal para el cine negro y el de terror! Impagable tambien en Casablanca.
    Gracias Ethan. Intentaremos buscarla.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  7. Hola abril: Búscala que merece la pena sumergirse en ese ambiente. Te recomiendo verla en una habitación a oscuras para admirar la fotografía de Planer. El contraste cromático del blanco y el negro es espectacular a lo largo de todo el filme.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...